Por qué los jóvenes no tenemos ideología

Es muy fácil criticar a los más jóvenes y echarles la culpa de todos los males que afectan a nuestra sociedad. Son inmaduros e inconscientes se dice pero, ¿acaso alguien se ha molestado en preguntarles qué piensan? Yo  creo que no.

En los tiempos que corren es muy difícil creer en algo y no porque hayamos perdido toda esperanza sino porque la clase política, día tras día, pierde credibilidad y con ello,  respaldo. Ya no podemos confiar nuestras vidas a los políticos, porque una vez llegan al poder se corrompen.

No dudo que muchos de los que han hecho historia tuvieran ideales en sus inicios pero una vez llegan a la cúspide, dicen adiós a todo valor y a toda promesa electoral. Cuánta hipocresía, cuánto sentimiento banal. Qué pena que la sociedad se haya convertido en esto.

Hoy en día no tiene sentido ser de izquierdas o de derechas porque todos actúan del mismo modo. Cuando llegan al poder asaltan las arcas del estado, se benefician de lo que pueden y al cuerno con las promesas a la ciudadanía.

En los últimos días han llegado hasta nuestros oídos miles de noticias relacionadas con la puesta en marcha de sonrojantes políticas sociales,  malversación de fondos,  estafas multimillonarias.  Y aún así se espera que nosotros sigamos velando por las instituciones públicas para que éstas acudan en nuestro rescate.

Libertad de expresión se predica, cuando ésta, en realidad, ni siquiera existe. Aquí determinadas personalidades no se tocan. Ya se sabe que mientras uno está en el poder goza de  inmunidad jurídica. Qué desvergonzados.  Encima de que nos estafan se les permite hacerlo con todo el descaro del mundo.

¿Qué se piensan que porque somos más jóvenes somos idiotas?  Pues, ya les voy adelantando que no. Y si no podemos hacer nada al respecto, al menos, no permaneceremos callados.

Es una aberración ver como se nos trata. Nosotros también somos seres humanos y tenemos derecho a decidir lo que queremos y merecemos. Si hemos luchado tanto por la democracia que sirva de precedente porque me parece a mí que todavía son muchos los que no entienden el concepto.

¡Basta ya! ¡Dejen de mentirnos!  Porque ya sea aquí o en otro mundo, todos seremos juzgados. Y todo aquél que se haya beneficiado de su astucia,  audacia y picardía pagará por ello, antes o después.

¡Dejen de manejarnos como a títeres! ¡No somos estúpidos!  No queremos políticos pedantes que lo único que hacen bien es mirarse el ombligo y desprestigiar al rival.  Queremos personalidades fuertes con un gran carisma pero, sobre todo, con un gran corazón para que velen por nuestros derechos.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: